sábado, 24 de septiembre de 2016

Espinacas con cacahuetes (Gambia)

Después de una pequeña pausa estival, retomamos nuestra particular vuelta al mundo gastronómica y, para hacerlo a lo grande, haremos nuestra primera incursión en el continente africano. En concreto, hasta uno de los países con una frontera más curiosa: Gambia.

Flag of The Gambia.svg

Me consta que uno de nuestros lectores tiene una jugosa anécdota sobre la gastronomía gambiana (¿o era la zambiana?) y le invito a que la comparta en los comentarios. Nosotros hemos preparado una receta de El libro de las cocinas del mundo que viene catalogada como una "salsa" y por tanto entendemos que como una guarnición, pero para nosotros con un buen trozo de pan puede ser una comida completa (plato único). Los ingredientes son fáciles de encontrar excepto quizá la mantequilla de cacahuete, que se puede encontrar en la sección de cremas para untar (nocillas, dulces de leche...) de Hipercor o Carrefour.


Ingredientes (2 personas):
  • 400 g de espinacas frescas o congeladas
  • 1.5 tomates
  • 1 cebolleta
  • 2 cucharadas de mantequilla de cacahuete crujiente (con trocitos de maní) 
  • Sal
  • Pimienta
  • Nuez moscada
  • Aceite de oliva virgen extra, palma o cacahuete
  • 1/2 l de agua + agua para cocer las espinacas frescas
Preparación:
  • Si las espinacas son frescas, las cocemos en agua durante unos 5 minutos.
  • Pelar la cebolla y lavar los tomates. Picarlos en trozos finitos.
  • Calentar aceite en una cazuela y pochar la cebolla, añadiendo un poco de sal. Evidentemente los gambianos no usan aceite de oliva, pero nos concedemos esa licencia.
  • Una vez pochada, añadimos el tomate, la mantequilla de cacahuete y 1/2 litro de agua. Añadimos pimienta y nuez moscada al gusto y dejamos cocer durante unos 5-10 minutos.
  • Añadir las espinacas (ya cocidas si son frescas, o directamente del congelador si son congeladas), salar, dejar cocer otros 10-15 minutos más y ya está lista para tomar. 
Otros países con la G

En el blog también tenemos recetas de Grecia (ensalada griega y mousakas).

miércoles, 21 de septiembre de 2016

Piña colada

Aprovechando que teníamos en casa crema de coco sobrante de las alitas fiyianas, este verano decidimos comprar un par de copas monas de cóctel y preparar piña colada casera. La receta no puede ser más sencilla, el único secreto es tener una coctelera para mezclar bien los ingredientes. Además, la proporción de ron va por gustos, por ejemplo a Noe le gusta más suave. Nosotros lo hicimos con zumo de piña natural, con demasiada pulpa para mi gusto, pero seguramente es mejor, por una vez y sin que sirva de precedente, usar un zumo de bote (o colarlo para quitarle la pulpa y que quede más fino)



Ingredientes (2 personas):
  • 1 parte de ron blanco
  • 3 partes de zumo de piña
  • 1 parte de crema de coco
  • Rodajas de piña natural para decorar
  • Hielo picado

Preparación:
  • Mezclar los ingredientes (excepto la piña natural) en una coctelera y agitar bien.
  • Si se hace con zumo natural solo hay que batir la piña antes en una batidora de vaso con un poco de agua hasta que quede la consistencia deseada.
  • Servir en vasos bonitos acompañado de una rodaja de piña natural y una pajita.

jueves, 4 de agosto de 2016

Alitas de pollo a la barbacoa (Fiyi)

En esta ocasión nos desplazamos hasta Oceanía, concretamente hasta Fiyi. Confieso que es un país del que no sabía prácticamente nada (excepto lo mencionado en "El show de Truman"), ni siquiera cómo escribir correctamente su nombre en castellano.

Flag of Fiji.svg

Cuando encontré esta receta, de nuevo perteneciente a El libro de las cocinas del mundo, no me convencía mucho su autenticidad por incluir ingredientes típicos de las cocinas india (crema de coco y cardamomo) y japonesa (salsa de soja y sake), pero resulta que más de un tercio de los fiyianos es descendiente de indios y las influencias japonesas se justifican sabiendo que el imperio japonés tuvo posesiones en Oceanía (el Mandato del Pacífico Sur).

Como todas las recetas de esta vuelta al mundo gastronómica, es un plato bastante original e ideal para salir de la rutina. Las alitas están bastante buenas, son fáciles de preparar y aunque la receta incluye varios ingredientes exóticos, son sencillos de encontrar en un hipermercado. Según el libro hay que servirlo con cerveza bien fría, nosotros además lo hemos acompañado con arroz blanco.




Ingredientes (2 personas):
  • 6 alitas de pollo
  • 100 g de salsa de soja
  • 5 g de sake
  • 25 g de crema de coco (no confundir con leche de coco)
  • 1 cucharadita de jengibre fresco rallada
  • 1 cucharadita de semillas de cardamomo picadas
  • 1 cucharada de de aceite de sésamo
  • 12 g de azúcar moreno (2 sobrecillos)
  • 1 diente de ajo
  • 1 guindilla
Preparación:
  • Colocar todos los ingredientes excepto la carne en el vaso de la batidora y mezclarlos bien.
  • Bañar las alitas con la salsa y dejarlas marinar durante un par de horas.
  • Cocinar las alitas en una barbacoa o en una parrilla muy caliente, dándoles la vuelta varias veces para que queden doradas, crujientes y caramelizadas por todos los lados.
Otros países con la F

En el blog también tenemos recetas de Francia (crepes y quiches).

miércoles, 27 de julio de 2016

Ají de queso (Ecuador)

Bueno, pues despues de un pequeño paréntesis volvemos a nuestra particular vuelta al mundo gastronómica. Tras Canadá y Dominica, continuamos descendiendo hasta América del Sur, concretamente hasta Ecuador (en la próxima receta saldremos de las Américas, hagan sus apuestas en los comentarios acerca del próximo continente).

Flag of Ecuador.svg

Ha requerido un poco de tiempo hacer la receta porque nos ha costado un poco encontrar uno de los ingredientes, el ají. En Zaragoza hay varias tiendas de comida latinoamericana (una de las ventajas de vivir en una gran ciudad) pero no tenemos ninguna cerca de casa y andamos muy atareados últimamente, así que no costado sacar tiempo para ir a comprarlos. Los ajís son un tipo de pimientos picantes americanos y en España no se encuentran frescos, pero sí congelados (como en nuestro caso) o en pasta. También hay varios tipos de ajís, y nosotros usamos los amarillos que se supone que pican menos que los rojos y aún así pican más que suficiente.

La receta me ha parecido original por la combinación de ingredientes y porque el guiso se tritura, que es algo a lo que no estamos demasiado acostumbrados. Eso sí, tened cuidado al regular el grado de picante porque a nosotros nos quedó como el mismísimo diablo y de hecho Noe prefirió no terminar su ración (a mí me encantó).



Ingredientes (2 personas):
  • 2 patatas medianas
  • 350 g de queso fresco sin sal
  • 1 aguacate
  • 2 yemas de huevo
  • 1.5 vasos de leche
  • 1 ají amarillo
  • 1 cebolla
  • Aceite de oliva virgen extra
  • 1/2 cucharada de cilantro picado
  • Sal
  • Pimienta
  • Comino
Preparación:
  • Calentar una sartén con aceite de oliva.
  • Pelar la cebolla y las patatas. Cortar la cebolla, el ají y las patatas en trozos pequeños y colocarlas en la sartén. Si se echa el ají tal cual quedará solamente apto para muy fans del picante, para reducirlo el nivel de picante recomiendan quitar las pepitas, es cuestión de ir probando y adaptando a nuestro gusto.
  • Añadir sal, pimienta y comino a la sartén.
  • Pochar durante unos 10 minutos.
  • Mientras tanto, diluir las yemas de huevo en un poco de leche, remover bien y reservar.
  • Añadir el resto de la leche a la sartén junto al cilantro picado y dejar cocer hasta que se ablanden las patatas.
  • En ese momento, retiramos la sartén el fuego y batimos su contenido formando un puré.
  • Colocar la sartén a fuego bajo, añadir el puré, el queso troceado y un poco de sal, removiendo bien sin dejar que llegue a hervir.
  • Cuando el queso esté disuelto, retirar del fuego, añadir las yemas, remover bien, tapar la sartén y esperar un par de minutos.
  • Servir con aguacate troceado por encima y decorar con una ramita de cilantro.

lunes, 18 de julio de 2016

Panzanella

Seguimos haciendo un paréntesis en nuestra vuelta al mundo gastronómica, pero volvemos a traer una receta internacional: la panzanella. Se trata de una receta desconocida en España, pero es probablemente el plato del verano por excelencia en la Toscana y en otras zonas de la Italia central. Consiste en una ensalada caracterizada por utilizar pan duro (como en todos los platos de origen humilde había que aprovechar los recursos), albahaca, pimienta y vinagre de vino (en Italia el aceite balsámico es más frecuente). Como lleva pan en cantidad, se considera un plato único y por cierto se recomienda usar pan toscano (más duro de lo normal y sin sal), pero queda buena con el que tengamos en casa. En estos días calurosos en los que apetecen este tipo de platos, conviene tener un amplio repertorio para no caer en la rutina, así que probadlo y apuesto a que repetiréis.


Ingredientes (2 personas):
  • 2 tomates de ensalada
  • 1 pepino
  • 1/2 cebolla morada (para que no se repita)
  • 1/2 barra de pan duro
  • 1 puñado de hojas de albahaca
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Vinagre de vino
  • Sal
  • Pimienta negra
Preparación:
  • Remojar el pan en agua fría hasta ablandarlo un poco. La textura final es cuestión de gustos. Colocarlo en una ensaladera.
  • Pelar el pepino y lavar y secar bien los tomates y las hojas de albahaca.
  • Trocear la cebolla en juliana y los tomates y el pepino a nuestro gusto. Añadirlos a la ensaladera.
  • Salpimentar, aliñar con vinagre y aceite y decorar con las hojas de albahaca.
  • Reservarla en el frigorífico y servir bien fría.

viernes, 15 de julio de 2016

Idiazábal, membrillo y nueces

Tranquilos, no vamos a intentar convenceros de que la entrada correspondiente a la E es Euskadi :) Simplemente vamos a tomarnos un descanso en nuestra vuelta al mundo gastronómica y mientras tanto os contamos un delicioso postre que descubrí en mayo durante mi último viaje por trabajo a Donostia. Es el postre típico con el que finalizan los menús de sidrería y como estuvimos bebiendo sidra al txotx lo probamos y me encantó. La combinación de queso y dulce de membrillo es un clásico, pero el Idiazábal curado creo que combina especialmente bien. Simple pero muy efectivo.


Ingredientes (2 personas):
  • Queso Idiazábal
  • Dulce de membrillo
  • Nueces
Preparación:
  • Partir el queso en cuñas finas y colocarlas horizontalmente.
  • Cortar trozos de dulce de membrillo aproximadamente del mismo tamaño que las cuñas de queso y colocar un trozo de membrillo encima de cada pedazo de queso.
  • Pelar las nueces, trocearlas y echarlas encima de cada porción de membrillo.

miércoles, 6 de julio de 2016

Ensalada dominiquesa (Dominica)

Seguimos sin cambiar de continente pero descendemos hasta América Central, concretamente hasta Dominica. En español el gentilicio de esta isla caribeña es dominiqués, y por tanto diferente al gentilicio de la República Dominicana, pero cuidado al buscar información en inglés porque en esa lengua el gentilicio de ambos estados se escribe igual, "Dominican", aunque se pronuncia diferente.

Flag of Dominica.svg

Como ya hace bastante calor, nos hemos decantado por una ensalada cuya seña de identidad es el uso de frijoles, que es como llaman por esas tierras a las alubias. En concreto, hemos usado alubias negras, mucho más habituales en América que en España, y nos han gustado, es un buen modo de incorporar legumbres en la dieta veraniega.


Ingredientes (2 personas):
  • 1/4 de repollo
  • 100 g de frijoles
  • 1 zanahoria
  • 1 pepino
  • 1 tomate de ensalada
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Vinagre
  • Sal
  • Pimienta negra
Preparación:
  • La víspera dejar los frijoles en agua para facilitar su cocción.
  • Cocer los frijoles en una olla rápida. La nuestra no es demasiado rápida y tardó unos 30 minutos.
  • Pelar la zanahoria y el pepino, cortarlos en juliana y colocarlos en la ensaladera.
  • Lavar y secar la col y el tomate, cortarlos en trozos alargados y finos y añadirlos a la ensaladera.
  • Añadir los frijoles cocidos a la ensalada.
  • Condimentar con sal, pimienta, vinagre y aceite.